lunes, 20 de junio de 2011

¡LA GRAN FAMILIA DEL JIRÓN MAURICIO SIMONS…!

Los vecinos de Mauricio Simons bailan alegremente.  En primer plano, tres sabrosas tortas...


Un aspecto que para muchas personas pasa desapercibido, es festejado por otros como todo un acontecimiento.

Ocurrió con quienes viven en Mauricio Simons, un apacible jirón de la cuarta etapa en la urbanización Las Quintanas de Trujillo.

Los iniciales pobladores de la cuadra seis, decidieron recordar la fecha en que llegaron al lugar.

Recordaron que, después del terremoto del setenta, se inscribieron en el programa de viviendas de Mutual Panamericana y fueron a vivir a ese sitio.

Ocupaban el punto extremo en el sector urbano norte. Casi al límite de la ciudad. Hace cuatro décadas, la zona habitacional concluía allí.

Más allá no había viviendas. Apenas unas cuantas casitas aisladas pertenecientes a agricultores dedicados al cultivo de frutas y hortalizas.

Cuatro décadas más tarde, por iniciativa de Quica de Alva, las familias se reunieron hace poco para conmemorar el día que se conocieron por primera vez y se hicieron amigos para siempre.

Los niños de entonces, hombres de hoy, evocaron los rasgos que más recuerdan de su infancia. Aquellos que jamás se borrarán de su memoria.

Como el caso de lo chicos que formaron un club en el techo de las casas y “construyeron” una nave espacial a semejanza de una conocida serie de televisión.

Emplearon material reciclable con la contribución de todos los “socios”. Alguien recordó que los cascos, con antenas de resorte, eran confeccionados a base de las cajas de panetones.

El “proyecto” fue conocido por otros amiguitos que debían pagar una cuota para ingresar al cohete y pertenecer al grupo.

Otro morador recordó cuando fueron perseguidos a caballo por el guardián de una chacra cercana donde habían cogido algunas caiguas que arrojaron en su huída.

Los episodios fueron relatados con minuciosidad de detalles ante la atención y sorpresa de sus parientes.

Los pequeños del ayer, ahora son profesionales o ciudadanos de éxito. Algunos viajaron al extranjero y enviaron su aporte para celebrar el aniversario.

Todos contribuyeron al éxito de la original convocatoria que contó con la presencia y bendición del padre Vicente Quintero de la iglesia del Perpetuo Socorro. Hubo brindis, tortas, bocaditos, rondas bailables y mucha alegría..

Emocionó al máximo la proyección de las imágenes del pasado, incluyendo las reuniones sociales y fiestas del carnaval en plena calle con polvos, baile y palo cilulo.

Cuarenta años después, algunos han desaparecido. A pesar que el grupo es más numeroso, continúa siempre unido.

Con el tiempo, los lazos de hermandad se han afianzado entre los residentes formando una gran y admirable familia vecinal…

4 comentarios:

Francisco dijo...

BELLO GESTO TIO SIN LUGAR A DUDAS ALGO LOABLE Y DIGNO DE RESPETO. SALUDOS CORDIALES.

Anónimo dijo...

La vida y las circunstancias llevaron mis pasos a ese. Hermoso lugar, hace mas de 20 anos. Hoy qiue estpy tan lejos de mi patria doy graciasa Dios Todopoderoso por haberme bendecido al permitirme conocer y ser parte de la vida de personas maravillosas que formaron parte integral de mi desarrollo personal, emocional y profesional. Esas personas son: Sra. Kika y el Sr. Eli, la Sra. Sarita y una bella mujer que vivia al comenzar la calle de la cual bolvide siu nombre... Pero no el sabor de sus comidas. Y a una persona que paso a ser la hermana incondicional, mi complice, mi amiga: Elida Jimenez.
Ahun recuerdo las tertulias a la hora del lunch en la casa de la Sra. Sarita a todos y a cada uno de los vecinos un abrazo y un beso a la distancia : )
CARMEN ASMAT

Anónimo dijo...

carmencita creo era la senora meche o marilu
soy quica.

Anónimo dijo...

quien es francisco.ç
Soy Quica